Buscar este blog

7 de marzo de 2015

Presentación


Quien me conoce sabe que nada me gusta más que discutir sobre cualquier tema, pero particularmente, sobre política, aunque mis amigos no me dan muchas oportunidades. Jojojojo
Tengo que darle las gracias a Jimena Ogz por su inspiración, por su aportación lingüística a este blogg. Cada vez que te escuché que tú o tus amigas decían esa palabra se me dibujaba un signo de interrogación muy grande en la cabeza. Intenté a través del manejo y conjugación del extraño término, entender qué demonios podría significar y te confieso que tuve que buscarlo en google, y me apareció una página tan curiosa y singular como el término mismo: Diccionario libre. En esta web encontré la definición de "debraye" y me di cuenta de que yo no estaba muy lejos de la explicación que se da en el diccionario digital.
Los pedos mentales no requieren mucha explicación, pero de acuerdo al citado catálogo de términos raros, la diferencia entre un pedo mental y un debraye es que los segundos pueden tener un fin creativo, mientras que los primeros son sencillamente idioteces que no ocupan espacio en nuestro disco duro, surgen de pronto y se diluyen en breve sin dejar ningún rastro de haber existido.

Gracias a la poco sutil insistencia de Andrés Morales para empezar este blogg que espero guste, visiten mucho, lo difundan y si les apetece, participen.