Buscar este blog

25 de marzo de 2015

En la dicha y en la tragedia...

Siempre contra tí, no lo dudes.


Como ya sabéis todos - y el que no, pues ya le informo yo -, esta mañana del martes, un avión de la compañía Germanwings, filial de la línea aérea Lufthansa, sufrió un fatal accidente mientras sobrevolaba los alpes franceses cayendo en una zona de difícil acceso. El avión salió del aeropuerto del Prat, en Barcelona donde hacía una escala proveniente de Baleares.
A decir de los medios de comunicación en España, viajaban 150 pasajeros y 6 tripulantes.  Lo primero que hizo ruido en mis sensibles oídos, fue cuando Antonio García Ferreras, conductor de Al Rojo Vivo y director de Noticias de la Sexta, remarcó el hecho de que, entre los pasajeros se encontraban, presuntamente, 45 españoles. Ahí pregunté yo… sí, soy una de millones de locas que le gritan a la tv como si el sujeto en la pantalla pudiera escucharme, vamos, como si estuviésemos hablando por Skype, pero bueno, la cuestión es que pregunté: ¿qué cuernos tendrá que ver? Eso es algo que ya se podía suponer siendo un vuelo que despegó desde un aeropuerto español, y para más precisión, catalán. Después, mi periodista favorito, cabecita de cotonete (tanto por la apariencia como por el contenido), Eduardo Inda, tras la comparecencia del President de la Generalitat, arremetió contra Artur Más reprochándole que diferenciara entre ciudadanos españoles y catalanes argumentando que es una frivolidad por parte del líder catalán utilizar la tragedia aérea para colar su necedad secesionista.

Para mi sorpresa, el periodista J. Sardà, que tiene por afición meter la pluma en todo lo que hace y dice cualquier integrante de la Generalitat (bueno, ese es su trabajo, todo hay que decirlo, y se le reconoce, en tanto no manipule ni tergiverse), saltó para desacreditar a Inda diciéndole que por esta vez, para opinión de Sardá (y la propia) Mas no estaba frivolizando y sus palabras estaban siendo pronunciadas desde su posición e investidura con toda corrección y sin dobles intenciones. La siguiente sorpresa fue que Cabeza de Cotonete se quedara callado. Esa es la parte que más disfruté de la emisión.
Ora bien, mientras los medios en su mayoría guardaban las formas e imprimían el respeto y seriedad que el suceso exigía, en las redes sociales se hacía todo lo contrario. Desde declaraciones que incitan al odio, burlas y puerilidades hasta acusaciones paranoicas. 

Las manifestaciones contra las posibles víctimas de origen catalán se sucedieron durante mucho tiempo,  particularmente en Twitter, a ninguna le faltó agresividad y en varios casos se infrigieron delitos de odio y xenofobia.  

Los insultos y agresiones contra Catalunya y el independentismo catalán en las redes sociales no son cosa rara desde hace unos años, pero no recuerdo haber visto que se usara una tragedia como esta para expresar todos esos pensamientos contra catalanes y vascos, que también les tocó. 
Lo preocupante de esta situación al costado de una tragedia es que no tendrá consecuencias. Ciudadanos españoles haciendo burla del dolor de cientos de personas que perdieron a sus hijos, padres, hermanos, pareja, amigos y compañeros y seguirán haciéndolo en cualquier circunstancia y por cualquier motivo sin que la ley se aplique en ellos, porque, ¿para qué derrochar el dinero que cuesta el sueldo de dos agentes de policía que arresten a estas personas? Que como diría alguien por ahí, ¿para qué tanto drama? murieron catalanes, no personas, pues eso, que no justifica la movilización de un efectivo de la guardia civil para arrestar a quienes con toda la jeta del mundo infringen leyes y como si se echaran un pedo. 
Seguro que en todos lados hay imbéciles y seguro que en Cataluña no faltan, pero decir las cosas que se han expresado contra los catalanes y las familias de los fallecidos en el accidente áereo, eso no le pega al pueblo catalán y tampoco al pueblo vasco, no se ha visto jamás.
Si la policía no aplica la ley como ha de hacerse, que se aplique la condena social, exhibir a estos trogloditas y que se enteren que ninguna acción queda sin consecuencia. 

Menudos patanes, aquí tienen otra muestra. 



Gracias por leerme y no olvidéis compartir!
Buenas noches!