Buscar este blog

22 de marzo de 2015

Conjugando el verbo Debrayar


A sabiendas de que la RAE no incluirá el término "debraye" entre los vocablos del lenguaje castellano, me daré a la tarea de desmenuzar esta palabra que funciona, como muchas otras, como sustantivo, verbo y adjetivo.

Como he explicado en la descripción de este blogg, un debraye es un proceso mental que puede ser resultado del ocio, la reflexión, el aburrimiento y/o la creatividad. Familiarizarse con este término puede ser más fácil si se ilustra mediante ejemplos y conjugaciones de su forma verbal. Sirva de ayuda gramatical que se trata de un verbo regular de la primera conjugación pero sin equivalente en otros idiomas, al menos no que se conozca... bueno, no que yo sepa.

Vamos a comenzar con ejemplificar el término.

Este es el rostro de alguien que está vertiendo una buena cantidad de "debrayes", es decir, emite el producto de elucubraciones personales y absurdos que solo en su ego encuentran terreno fértil.
Así, podemos decir que el ministro de Defensa, José Bono, está debrayando. ¿Que por qué lo digo?
Fácil, porque afirma que uno de los motivos que le llevaron a separarse de su puesto en el gabinete de ministros de J.L. Zapatero, fue la inclusión del término "nación" en el estatut de Cataluña. Además, sin aportar ningún dato fiable, y pasándose por los cataplines todo rastro de autocensura y prudencia, acusó al actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, de ponerle precio a la independencia de Cataluña como si dependiera de él.
No, un debraye no es una calumnia, un debraye es lo que resulta de un momento, relajado o tenso, de divagación.... en este caso, se puede decir que más que un debraye, parece que el Señor Bono ha tenido un episodio largo de "mental farts", pero como tuvo los santos kohonez de decirlo en tv nacional, asumo que no es algo espontáneo como un pedo cerebral, sino algo que amasó y trabajó un buen rato en su cabeza antes de dejarlo salir, y por lo que él mismo admite, no es algo de ahora sino que lleva varios años diciéndolo.

Para ejemplificar la conjugación del verbo en la 2a persona del singular, me tomo el atrevimiento de dirigirme directamente al rocker star Loquillo.
Querido Loquillo, anoche tuve el placer de verte y escucharte abordando el tema político. Fui testigo de como debrayas sobre el independentismo catalán.

No caeré en el error antidemocrático de juzgar tu opinión como Barcelonés - español respecto del movimiento independentista, pero sí que me parece que has estado tomando cosas raras, pues el debraye de ayer ha sido flipante.
Cuando debrayas sobre el tema independentista, dices que es una cortina de humo - anoche no fue la primera vez, lo dijiste al mismo periodista, Iñaki López en 2014 y antes, en 2012 a Jordi Evole - tomaste en cuenta algunas de estas cuestiones: las cortinas de humo son informaciones transitorias que sirven para cubrir y distraer de asuntos escabrosos y delicados que no se informan a la sociedad en tiempo y forma como debería hacerse. Para darte por tu lado, mi muy querido y respetado "Rock Star", mientras Jordi Pujol i Soley gritaba "Espanya ens roba", su gobierno cobraba comisiones del 3 y 5% a los empresarios que querían instalarse en Barcelona. Entonces, el ex president y ex honorable,  mientras acometía contra las finanzas catalanas, lanzaba la cortina de humo sobre una cuestión que, dicho sea de paso, desde la perspectiva de muchos ciudadanos catalanes, no es tan de humo, como tú dices o falsa, como dijera el ex ministro Bono, una mentira vil. Eso sí, el robo no es a lo "face of dog", sino legal y legitimado por ellos, por el gobierno central, particularmente, por los gobiernos del PP. Como te decía, las cortinas de humo son transitorias, tienen un único uso, como las pastillitas de cianuro, no duran más de lo necesario, la que tu llamas la cortina de humo de la independencia de Cataluña lleva mucho tiempo y en vez de diluirse y desaparecer, se ha hecho más grande y más espesa. Así que podrías comenzar a buscar otro adjetivo para un movimiento que, además, Loquillo, con el hecho simple de llamarle así, faltas al respeto a quienes formamos parte de él. Pero, oye, no me lo tomes a mal, hombre, que tu, como todos, tienes derecho a debrayar cuantas veces quieras y sobre lo que te de la gana. Me gustan tus canciones.

Para finalizar, ya que no tiene mucho sentido que haga todas las conjugaciones, usaremos a un grupo por todos conocido y querido para ejemplificar la conjugación del verbo en tercera persona del plural.
Este es un debraye que ocurre con frecuencia, en casi cualquier grupo, fiijo o espontaneo, en el que una sola persona habla en plural estableciendo el hecho de que los demás piensan exactamente como él. En política, hasta donde se ha visto, no se libra nadie, todos han pasado por ahí.

Para esta conjugación nos ayudará el Polític Star, el hombre del momento con su larga y bien cuidada melena que lleva eternamente sujeta con las hebras de cabello dejadas con un estilo casual a los lados de su rostro particular pero que acentúa el perfil que muestra a sus seguidores y detractores.

 "Nos estamos jugando mucho más que girar a centro de izquierda o al centro derecha. Estamos tendiendo la mano a todo el mundo"
El debraye del Coletas no consiste en hablar en nombre de sus compañeros de partido, sino asumir que habla en nombre de millones de personas en Andalucía.

Nosotros, diría, Iglesias, debrayamos sobre el derrumbe y la debacle del partidismo. Es un objetivo, un deseo, un sueño, una misión.
Si, es cierto, jamás ha pronunciado estas palabras usando el verbo debrayar, pero sí que ha dicho que PODEMOS va a por el PP y el PSOE  a quienes reiteradamente y por todos los canales de comunicación posibles, llamó Casta como si fuese un lema propagandístico - bueno, sí, vale, lo era - y advirtió que sacaría del espectro político.
No sé vosotros, pero me hubiese gustado que en vez de amenazar y centrarse en la destrucción de dos plataformas políticas en las que militan ciudadanos con ideas distintas a las de Podemos, el debraye de Pablo Iglesias, tanto en lo relativo a Andalucia como del resto del país, se refiriera a una serie de líneas de trabajo, un proyecto claro que dejase atrás la cansina costumbre de usar los micrófonos ya sea para atacar, ya fuera para defenderse, pero de delinear con presición un plan de trabajo gubernamental, de eso nada.

Hasta aquí, los ejemplos relativos a la conjugación de "debraye" como verbo. Como adjetivo es mucho más sencillo: Un discurso debraye, un "look" debraye, una canción debraye.... como la de The Wall de Pink Floyd o Stairway to heaven de Led Zeppelin. Bueno, es verdad que parece más un sustantivo que un adjetivo, pero el término está cumpliendo la función de calificar algo. No es lo mismo una canción mala que una canción debraye, y para ejemplo están esas dos obras de arte que resultaron de un debraye largo y bien aprovechado.

Gracias por leerme, gente, y si no es mucho pedir, compartid y comentad.