Buscar este blog

14 de marzo de 2015

Encuestitis Aguditis


Cada encuestadora barre para su casa

Nos tienen invadidos, saturados y enajenados con “datos” del último CIS. Todos, absolutamente todos los programas de TV y los diarios de circulación nacional de todas las tendencias e ideologías, atiborran a la audiencia y los lectores con gráficas y encuestas que aplican a un número NADA representantivo de la población. Para más, esperan que nos creamos que los datos resultantes dan alguna luz a lo que se nos viene en los próximos meses.
Por poner un par de ejemplos.
Para escribir esta entrada me puse a buscar en los diarios y empresas tipo Metroscopia o los sondeos de opinión que realizan diarios como La Razón, ABC, EL MUNDO, LA VANGUARDIA, EL PAÍS, EL DIARIO, LIBERTAD DIGITAL, CIS, etc, y me encontré con qué el número de personas encuestadas no rebasa los 1500. Algo similar sucedió y sigue sucediendo con el tema del movimiento catalán, la mayoría silenciosa y los cuatro gatos que están molestando con sus arengas soberanistas para romper España porque así son los catalanes, egoístas y soberbios… bueno, eso es otro tema, pero citaba el caso del soberanismo catalán porque según qué diario publique la encuesta o sondeo, tendremos resultados que son harto diferentes en comparación con la encuesta de “la competencia”.
Habrá quienes me digan que es “normal” que los diarios de derechas presenten como preferido a quien personifica los intereses de la derecha, como sucede con la Razón, ABC y el Mundo, mientras que el resto dividen sus simpatías entre los partidos “viejos” y recientes para arrimarles el hombro con encuestas totalmente sesgadas que elevan el ánimo de quienes llevan el estandarte de la izquierda. Sinceramente, encuentro anormal que alguien vea como algo rutinario estar jugando con la consciencia de los ciudadanos. Pero qué le vamos a hacer, ¿no es verdad? No soy la persona encargada de poner ni quitar los reflectores sobre las estrellas del show político. Tampoco veo correcto ni saludable que la población entre en el juego tan fácil y mansamente.
Aparte de la saturación mediática también está la basura electoral, esa que nos cuelan en el buzón junto a las cartas del banco recordándonos que somos sus esclavos, igualmente los políticos nos recuerdan lo idiotas y conformistas que somos mintiéndonos en nuestra cara. Nos mandan cartitas, misivas muy educadas en las que nos presentan sus listas para el Congreso, los candidatos titulares para la elección que vaya a celebrarse en primerísimo lugar y con letra “bold”.
Hace un par de meses fui a casa de mi madre y me encontré una papeleta del partido que gobernaba en el período anterior, pero el candidato era el que había participado en las elecciones del 94…me resultó tan raro encontrar aquello que lo revisé cuidadosamente por si tenía algún dato relevante, alguna nota, algo que justificara que guardara el papel, sobre todo considerando que mi madre no soporta a los de ese partido. La cuestión es que así como yo me encontré propaganda impresa de un partido, así mismo se puede decir que toda la publicidad que reparten las plataformas políticas se convierte inexorablemente en un problema de limpia pública. Carteles, pendones, folletos, papeletas, etc, se acumulan en las calles y contenedores de papel – cuando la gente es limpia y consciente, que si no, ahí se ponen amarillos y los van pateando personas y animales por todos lados. Y es que si al menos sirviera para envolver pescado, pero NO!
Los medios de comunicación llenan sus páginas con coloridos gráficos de todos los formatos en los que intentan llevar nuestra consciencia hacia uno u otro lado, luego, en la radio o la tv, afirman sin pudor alguno que sus favoritos también lo son de la mayoría de la población. Pero como dije, lo peor no es que intenten y quieran vernos la cara de idiotas, es que lo consiguen. ¿Quién con dos dedos de frente puede creer que para las elecciones generales el PP conservaría no solo la presidencia, sino que también, a decir de Metroscopia, conservarían la mayoría? aunque claro, un pelín desgarrada por el mosqueo popular.
Los sondeos de opinión no son oráculos del futuro, no predicen ni representan un sentir generalizado, menos en estos casos que se aplican a una muestra ridículamente pequeña.
Vamos a ver, españoles, las encuestas son herramientas sociológicas y mercadológicas que tienen un propósito claro y muchos ocultos. No os prestéis a la burla y la manipulación… hey! Que no estoy llamando tontos a los electores, de ninguna manera, pero creo que sí hay una tendencia constante a dejarse llevar por el mensaje que llevan las múltiples encuestas publicadas. Todo el sector empresarial procura defender y proteger sus intereses a toda costa, y la forma más sutil y efectiva que han encontrado son los sondeos y tendencias del electorado hacia su propia conveniencia.
Así, analizad cuidadosamente a todos y cada uno de los aspirantes a administrar los bienes y recursos de cada región y de la nación. Investigad sobre programas, fijaros en el tono de los discursos, los contenidos, determinad si ofrecen propuestas o si únicamente están puestos a buscarle los males al contrario, etc.
Es sumamente importante que la población tenga presente que un voto no es la única ni la principal forma de participación democrática, así mismo, es esencial que se tenga asumido que la elección que se hace en lo que toca a un grupo político no solo afecta a un sector determinado y mucho menos a un individuo, nos afecta a todos. Lo que pido, sin lugar a dudas, es que la sociedad andaluza, madrileña, vasca, gallega, catalana, etc, sea responsable, congruente y políticamente culta para no ser una masa maleable e influenciable a la que se le puede prometer lo que sea sin que haya la obligatoriedad de cumplir con los compromisos que se formulan en las campañas electorales. Reflexionad y respetad vuestro voto, hacedlo de verdad, os sorprenderíais muchísimo si muchos de vosotros empezáis a usar el cerebro y no el hígado para tomar una decisión.
Cuando se habla de “castigar” al partido que lo ha hecho mal y se cambia la preferencia electoral por otro al que se desconoce casi del todo (por aquello de que cualquier cambio es bueno), os fastidiáis vosotros mismos y de paso,  perjudicáis al resto de la población.
Ahora sí, ¡Felices campañas políticas!





P.D Aunque todos los datos y encuestas están manipulados de origen, la información que arrojan es real. Por ejemplo, El País es afín al PSOE, podría decirse que es "oficialista socialista", el sondeo que lleve a cabo contendrá preguntas cuyas respuestas, diga lo que diga el encuestado, favorezcan al PSOE, y de esta forma no hay necesidad alguna de maquillar resultados ni adulterar los datos, del mismo modo lo hace La Razón con el PP. Lo que queda manifiesto es que aun intuyéndolo, la población encargada de elegir representantes, no le pone pegas a las encuestas y menos aún cuando dan como ganador al partido que prefiere. C'est la vie... hay cosas que solo la población en conjunto pueden cambiar, pero es un error lamentable dejarle esa tarea a los partidos políticos... ¿qué entendéis por "representante"?